Historia antigua de la región de Lorena

Lorena es una región del noreste de Francia, que limita con Alemania. En esta región se encuentra Fénétrange y por eso, hoy quiero hablaros un poco de su historia antigua, para que veáis de dónde viene toda esta región.

Para los habitantes de Lorena, la región de Lorena corresponde al espacio entre el Champagne en el oeste, el sur Franco Condado, Alsacia, en el este, y Bélgica, Luxemburgo y Alemania al norte. Es un espacio con tradiciones comunes, más culturales que geográficas.

Prehistoria en Lorena

Lorena

La Prehistoria en Lorena en general no es muy conocida, especialmente en la mayoría de los períodos. Sin embargo, el trabajo reciente de búsquedas y excavaciones de arqueología preventiva programados, ayudó a documentar mejor el conocimiento de este periodo, especialmente en el Neolítico.

La ocupación humana más antigua en Lorena parece que se remontan a principios del Pleistoceno medio hace cerca de 600.000 años. Sin embargo, se has descubierto guijarros en las altas terrazas aluviales del Mosela al sur de Nancy que podrían pertenecer al Pleistoceno.

Antigua Roma

Región de Lorena

Desde el -52, fueron los romanos los que toman posesión de la región. Los pueblos galos de la región permanecerán relativamente no involucrados en la Guerra de las Galias. Los Leuques, que nunca han tomado las armas contra Julio César, se consideran “libres”, y como tal exentos de impuestos. Los Leuques incluso prestaron asistencia a César.

Después de la invasión romana, la región experimentó un período de paz duradera. El emperador Augusto integró la región de la provincia de Gallia Belgica.

Los romanos contribuyeron al desarrollo de la región, mediante la construcción de caminos, acueductos, edificios, etc. El camino actual sigue siendo en parte que los creados por los romanos. La construcción de esta red de carreteras se debe a Agripa, amigo e hijo de Augusto, cuyo eje principal que conecta Lyon con las regiones del Rin y el Mediterráneo. Un segundo eje que corta la primera en Metz, Verdun, conecta a Estrasburgo por Marsal, Sarrebourg y Saverne.

Los romanos se asentaron en particular, en las orillas de la Seille donde se reanudan la explotación de la sal lanzada por los celtas siete siglos antes, lo que les da una gran prosperidad.  Hay muchos restos romanos en Lorena, como el anfiteatro de Grand, el acueducto de Gorze a Metz o el Parque Arqueológico Europeo Bliesbruck-Reinheim.

La era de los francos

Bandera

Alrededor de 460, Trier cayó en manos de los francos. El destino de Toul, Metz y Verdún era incierto.

La victoria de Clodoveo I, rey de los francos en Soissons contra Syagrius permite integrar este territorio a su reino como parte de un vasto reino franco unificado. A su muerte en 511, sus estados están divididos entre su hijo, al igual que la tradición de los francos.

Thierry I heredó lo que se convirtió en el sexto siglo bajo Austrasia Sigebert I, tras el fracaso de una breve reunificación del antiguo imperio Franco. En el 561, Metz se convirtió en la capital del nuevo reino.

Hasta aquí llega la primera parte de la historia de Lorena. En próximos post os iré contando mucho más sobre esta región.

Quiche Lorraine: gastronomía de Lorena

La palabra quiche, viene del alemán Kuchen (que significa “torta”), esta receta es originaria de la región de Lorena y data del siglo XVI.  Tradicionalmente, la quiche Lorraine estaba hecha de masa de pan, pechuga de cerdo ahumado, huevo y crema agria. Parece que el queso se añadió a la preparación mucho después.

La evolución de la quiche

Quiche Lorraine

Guy Cabourdin afirma que “la calidad de la quiche lorraine, fina y crujiente, se basa en la frescura de los productos utilizados”. De hecho, la quiche contemporánea es muy gruesa en comparación con la versión histórica y se consume en esta forma que desde el siglo XIX.

No es descabellado pensar que, al principio era un plato que se preparaba en Alsacia-Lorena por personas marcadas por la austeridad y sencillez. Posteriormente los niveles de vida más elevados de los ciudadanos burgueses han ayudado a darle una mayor consistencia.

El hecho de que hoy en día el quiche se asocia con un entrante no tiene nada que ver con sus inicios, ya que en el campo se solía comer un solo plato consistente y no varios.

La principal diferencia con el quiche actual radica en la naturaleza y el espesor de la masa; Durante siglos, fue una fina masa de pan, que se rellenaba con ingredientes sencillos: huevos batidos con la nata y espolvoreado con un poco de chips de mantequilla.

Actualmente es una pasta mucho más gruesa de pasta brisa, que se rellena con huevos, nata, bacon y queso.

Receta sencilla de Quiche Lorraine

quiche tradicional

Si queréis cocinar algo original, pero preparado en poco tiempo, os recomiendo esta sencilla receta quiche Lorraine. Está deliciosa y se prepara solamente en 45 minutos.

Ingredientes

  • 1 masa brisa
  • 200 g de tocino ahumado
  • 150 g de jamón picado
  • 200 g de queso rallado
  • 4 huevos
  • 40 cl de nata
  • 2 pizcas de pimentón
  • Sal y pimienta

Preparación

En primer lugar, debes precalentar el horno a 180 ° C. Posteriormente, coloca la masa en un molde de tarta redondo, de unos 30 centímetro de diámetro más o menos y resérvalo en la nevera para que esté bien frío.

Corta el tocino en pequeños tacos o tiras. Cocínalo en una sartén con agua hirviendo durante 1 minuto y escúrrelo. En una sartén antiadherente, sofríe 5 minutos a fuego medio y escúrrelo sobre un papel de cocina.

En un bol, bate los huevos con la nata, pimentón, sal y pimienta. Añade el tocino y el jamón cortado en dados. Vierte toda la mezcla sobre la base de masa brisa. Espolvorear la superficie con queso.

Por último, hornea durante uno 40 minutos a una temperatura de 180º para que se cocinen bien todos los ingredientes.

¡Ya está lista! Has preparado tu primera quiche Lorraine, aunque con una receta más adaptada a los tiempos modernos que a como era en sus inicios.

Comida de Lorena