La palabra quiche, viene del alemán Kuchen (que significa “torta”), esta receta es originaria de la región de Lorena y data del siglo XVI.  Tradicionalmente, la quiche Lorraine estaba hecha de masa de pan, pechuga de cerdo ahumado, huevo y crema agria. Parece que el queso se añadió a la preparación mucho después.

La evolución de la quiche

Quiche Lorraine

Guy Cabourdin afirma que “la calidad de la quiche lorraine, fina y crujiente, se basa en la frescura de los productos utilizados”. De hecho, la quiche contemporánea es muy gruesa en comparación con la versión histórica y se consume en esta forma que desde el siglo XIX.

No es descabellado pensar que, al principio era un plato que se preparaba en Alsacia-Lorena por personas marcadas por la austeridad y sencillez. Posteriormente los niveles de vida más elevados de los ciudadanos burgueses han ayudado a darle una mayor consistencia.

El hecho de que hoy en día el quiche se asocia con un entrante no tiene nada que ver con sus inicios, ya que en el campo se solía comer un solo plato consistente y no varios.

La principal diferencia con el quiche actual radica en la naturaleza y el espesor de la masa; Durante siglos, fue una fina masa de pan, que se rellenaba con ingredientes sencillos: huevos batidos con la nata y espolvoreado con un poco de chips de mantequilla.

Actualmente es una pasta mucho más gruesa de pasta brisa, que se rellena con huevos, nata, bacon y queso.

Receta sencilla de Quiche Lorraine

quiche tradicional

Si queréis cocinar algo original, pero preparado en poco tiempo, os recomiendo esta sencilla receta quiche Lorraine. Está deliciosa y se prepara solamente en 45 minutos.

Ingredientes

  • 1 masa brisa
  • 200 g de tocino ahumado
  • 150 g de jamón picado
  • 200 g de queso rallado
  • 4 huevos
  • 40 cl de nata
  • 2 pizcas de pimentón
  • Sal y pimienta

Preparación

En primer lugar, debes precalentar el horno a 180 ° C. Posteriormente, coloca la masa en un molde de tarta redondo, de unos 30 centímetro de diámetro más o menos y resérvalo en la nevera para que esté bien frío.

Corta el tocino en pequeños tacos o tiras. Cocínalo en una sartén con agua hirviendo durante 1 minuto y escúrrelo. En una sartén antiadherente, sofríe 5 minutos a fuego medio y escúrrelo sobre un papel de cocina.

En un bol, bate los huevos con la nata, pimentón, sal y pimienta. Añade el tocino y el jamón cortado en dados. Vierte toda la mezcla sobre la base de masa brisa. Espolvorear la superficie con queso.

Por último, hornea durante uno 40 minutos a una temperatura de 180º para que se cocinen bien todos los ingredientes.

¡Ya está lista! Has preparado tu primera quiche Lorraine, aunque con una receta más adaptada a los tiempos modernos que a como era en sus inicios.

Comida de Lorena